Pompas

19.9.15

No sé si alguna vez os habréis preguntado por qué nos encantan las pompas. Yo sí, y creo haber hallado la respuesta.
Las pompas son la proyección de nuestros sueños, por su efímera existencia; también retratan nuestros recuerdos con sus vivos y brillantes colores. Pero sobre todo, mientras se balancean flotando en el aire, nos recuerdan a la libertad. Como los pájaros, con una pequeña diferencia: son una creación del hombre. Creamos pompas donde antes solo había jabón y agua. Y a cada uno nos gustan por una razón distinta.
Los niños las adoran por la forma en que escapan a sus pequeños bracitos elevándose hacia el cielo; y cuando atrapan una de ellas, una sonrisa se dibuja en sus rostros mientras la explotan.
Los jóvenes a menudo fijan su atención en los colores de las pompas, pintando sus sueños en el aire con sus vívidas acuarelas, para después desvanecerse en unos momentos.
Los ancianos, sin embargo, las admiran porque les evocan recuerdos. A través de las pompas, casi vislumbran a su yo joven, ese que depositaba sus esperanzas en las pequeñas y redondas contenedoras de sueños.
Porque aunque sea por distintas razones, todos sentimos algo al ver cómo un creador de sueños las hace nacer ante nuestros ojos. Deberíamos prestar más atención a las pompas.

9 comentarios:

  1. Qué bonito^^
    Nunca había pensado eso sobre las pompas :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^^ Son cosas que se me ocurren cuando me paro a pensar sobre las pequeñas cosas.

      Besos.

      Eliminar
  2. Discrepo; somos demasiado simples para instintivamente obtener placer de algo tan poco inmediato como una pompa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo hasta cierto punto. Por desgracia, estamos tan centrados en nuestro propio mundo para pararnos a contemplar las pequeñas cosas. Sin embargo, los pocos privilegiados que lo conseguimos disfrutamos muchísimo más de la vida. Es una pena que no lo haga todo el mundo, seríamos mucho más felices.

      Eliminar
    2. *Algo tan poco inmediato como la reflexión sobre una pompa

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Pues yo sí que reflexiono cuando veo una pompa, pienso en las lejanas galaxias y... Vale, aquí ni siquiera hay gente haciendo pompas por la calle. Así una no puede reflexionar sobre la existencia, indignante.
    Pero a lo que iba, es un relato muy bonito (aunque pongo en duda que alguien haya pensado de ese modo antes). Y no sé si te lo había dicho alguna vez, pero también me encanta cómo escribes~
    PD: illa, ¿se te ha roto el móvil o algo? Ya no me sirve la excusa de que te has muerto e.e

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Me alegro mucho de que haya más gente extraña que reflexione sobre estas cosas. Gracias, hago lo que puedo.
      PD: Peor todavía, me lo ha quitado mi madre. Ya te contaré.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Pues a mí también me encantan las pompas. Les encuentro algo mágico… Me recuerda a la infancia.
    Tengo una sorpresita para ti en mi blog. Espero que te guste.
    http://cirulodeketsiyah.blogspot.com.es/2015/09/nominacion-premios-liebster.html
    Un besito ^^

    ResponderEliminar

Espera. ¿Estás a punto de comentar? Qué ilusión *o*. Muchas gracias por ayudarme a crecer, por ser respetuoso hacia los demás y por no spamear.
Dicho esto, ¡deja fluir tus palabras!